Rinoplastia Argentina

Si estás pensando en realizarte una rinoplastia en la Argentina te invito a que recorras la extensa trayectoria sobre el tema rinoplastia del Dr. Miguel Cupitó, reconocido profesional invitado en numerosos congresos dentro y fuera de la Argentina para dictar conferencias en temas relacionados con rinoplastia.

El Dr Miguel Cupitó atiende en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Argentina), una ciudad que te ofrece instituciones sanatoriales de última generación, para que te sientas seguro y confortable al momento de decidir realizar una rinoplastia. Si residís fuera de la Argentina te podemos asesorar para que organices tu estadía de manera fácil y confortable de manera que puedas combinar turismo y recreación con los controles y seguimiento médico pos rinoplastia.

Estima una estadía aproximada en Argentina de 15 a 20 días. Si estas interesado en realizar una rinoplastia en Argentina no dejes de consultarnos, podes completar el formulario de contacto y evacuaremos todas tus dudas.

Conocé más en el sitio sobre rinoplastia del Dr. Miguel Cupitó

foto

alojamientos donde-ir

Contacto

Envíenos su consulta

10 preguntas sobre Rinoplastía

Se debe gozar de buena salud y suspender el consumo de aspirina, medicación para el acné (granitos), suplementos herbales y pastillas para adelgazar por un tiempo prudencial previo a la rinoplastia. Este plazo será indicado por el cirujano para cada medicamento en particular. Se debe dejar de fumar por un período de 1 meses y no consumir drogas por un período de 1 año previo a la rinoplastia. Es muy importante poner en conocimiento de esta situación al cirujano para evitar complicaciones graves de la cicatrización de la nariz en el pos operatorio.
Se utiliza anestesia general, el paciente se encuentra totalmente dormido durante toda la rinoplastia.
Se debe calcular un reposo en domicilio de unos 7 o 10 dias y entre 30 y 60 días para volver a realizar deporte o esfuerzo físico.
El tiempo es variable y depende de las características de cada caso, pero si tomamos como ejemplo una nariz que no ha sido operada previamente, debemos calcular entre 2 y 3 horas.
Se presentan hematomas a nivel de párpados y mejillas durante la primera semana del pos operatorio, con una duración variable entre 2 y 4 días según cada persona.
Se realiza una pequeña incisión en la columela (franja angosta de tejido que separa las fosas nasales), donde se colocan 4 o 5 puntos que son retirados entre los 7 y 10 días pos rinoplastia. Esta incisión no es necesaria en todos los casos.
Gran parte del edema (inflación) mejora en las primeras 3 o 4 semanas posteriores a la rinoplastia, pero queda un leve edema (inflamación) residual en los tejidos de la nariz por 6 a 8 meses.
El cirujano solicitara en la mayoría de los casos estudios de imágenes (radiografías o tomografía axial computada), laboratorio (estudio de sangre) y electrocardiograma informado por un médico cardiólogo.
Se debe gozar de buena salud y suspender el consumo de aspirina, medicación para el acné (granitos), suplementos herbales y pastillas para adelgazar por un tiempo prudencial previo a la rinoplastia. Este plazo será indicado por el cirujano para cada medicamento en particular. Se debe dejar de fumar por un período de 1 meses y no consumir drogas por un período de 1 año previo a la rinoplastia. Es muy importante poner en conocimiento de esta situación al cirujano para evitar complicaciones graves de la cicatrización de la nariz en el pos operatorio.
Una rinoplastia es una cirugía que generará cambios en el aspecto estético de la nariz: se trata de un mejoramiento en su forma y una armonización con el resto de la cara. Debemos abandonar la idea de lograr tal o cual nariz como objetivo de la cirugía. No son pocos los pacientes que concurren al consultorio con fotos de alguna personalidad como ejemplo de la nariz que les gustaría adquirir. Es importante tener siempre presente que la nariz forma parte de una unidad estética en la cara y tiene que estar equilibrio con ojos, pómulos y mandíbula. Respetar las características faciales étnicas de cada persona es lo que suele conducir a un buen resultado. Por eso, es vital diseñar una adecuada estrategia quirúrgica, resultado de un minucioso examen facial y de una perfecta comunicación entre el paciente y el cirujano.